Logotipo de abogado Familia
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Crisis en el matrimonio. Abogados en Bilbao

Si le gustaría divorciarse, queremos animarle a leer la siguiente información. Es habitual que las parejas puedan experimentar crisis algún año, lo cual es una vivencia complicada para quienes que viven esto. Sin embargo, legalmente tenemos maneras para extinguir dicha unión. Legalmente iniciamos una primera clasificación de los divorcios: por la vía judicial y no judiciales.

Al primero pertenecen el llamado contencioso y el de mutuo acuerdo, pero en este último solo encontramos el notarial. Para asimilar mejor estas diferencias le invitamos a seguir con el análisis del artículo que vamos a ver. El divorcio llamado contencioso es aquel donde el escrito de demanda la interpone uno sólo cónyuges, bien sea porque el otro lo desconoce, o podría ser porque no está de acuerdo con la decisión de romper el matrimonio. En este tipo de casos serán inneludibles dos letrados, obligatoriamente.

La duración el divorcio contencioso tiene más amplitud que la del resto . Especificado esto, matizamos lo antes descrito depende de muchas circunstancias y que cada pareja tiene una situación determinada, por lo que no se puede predecir el tiempo literal en el cual puede terminar este proceso. En segundo lugar podemos ver el divorcio amistoso

En este caso la demanda se escribirá obligatoriamente de forma conjunta, lo que supone, ambos cónyuges a la vez. La utilidad de esta situación dichos cónyuges acudan asistidos de un mismo abogado, ahorrando dinero innecesarios. También es distinto del anterior en que es menos lento: Existe otra posibilidad, que es el citado previamente divorcio notarial. Sin ánimo de alargarnos en esta vía, podemos añadir que este divorcio reduce sensiblemente más la espera. Somos conscientes que este es un tema complejo y es razonable que surjan determinadas dudas. Por esto, lo ideal es ponerse en contacto cuanto antes con un abogado especializado. T

eniendo presente la importancia del tema, es conveniente buscar un profesional con formación suficiente en dichas cuestiones. Queremos agregar además que en la Ley española el tiempo mínimo para pedir el divorcio serían tres meses desde la boda. Hay algunas situaciones en que no tendremos que esperar tanto, por ejemplo, cuando la vida de uno de los cónyuges pueda peligrar.

Para terminar, debemos precisar que los divorcios terminan mediante un escrito: el Convenio Regulador. En él se recogen los aspectos que regirán a los cónyuges. El Convenio es de necesario cumplimiento es decir, que ellos deberán obedecerlo.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE